TOXOPLASMOSIS TRATAMIENTO

Generalmente las personas que tienen un sistema inmunológico fuerte no necesitan tratamiento para luchar contra la toxoplasmosis. El tratamiento se hace más presente cuando se trata de pacientes más vulnerables como los niños, adultos con sistema inmunológico débil y los pacientes con SIDA, generalmente se aplica una combinación de pirimetamina y sulfadiazina o clindamicina. Existe la tendencia a prescribir leucovorina (ácido folínico) a las personas que utilizan pirimetamina para prevenir los posibles efectos tóxicos sobre la médula ósea.

Cuando existe la toxoplasmosis ocultar se prescribe un corticoide, como la prednisona. Las mujeres embarazadas suelen ser tratadas con espiraminicina si es que el feto no muestra señales de infección, si el feto se encuentra infectado y el embarazo está más avanzado de tres meses, entonces se trata con pirimetamina y sulfadiazina.

Es de mencionar que para diagnosticar la toxoplasmosis congénita se llevan a cabo dos funciones, la primera es determinar el diagnóstico de la infección durante el embarazo y la segunda es demostrar que la presencia de toxoplasmosis tiene el riesgo de transmitirse al feto. En un tratamiento convencional se combinan dos fármacos antiparasitarios:

  • La pirimetamina, que en ocasiones puede llevar a una deficiencia de ácido fólico con la presencia de una anemia, para contrarrestar la deficiencia de ácido fólico se agrega el folinato cálcico.
  • La sulfadiazina, que puede provocar alergia en la piel, así como anemia hemolítica, inmunoalérgica y aplásica, por eso se hacen recomendaciones para ingerir grandes cantidades vitamina B12 para contrarrestar los efectos adversos.

En cuanto a los casos de inmunosupresión, se han presentado dos casos que afectan según la manera en que se ha producido el contagio y sus signos clínicos, es indispensable identificar el caso para tomar las medidas pertinentes que llevarán a prescribir el mejor tratamiento.

  • Caso de inmunodeficiencia adquirida o SIDA: La toxoplasmosis cerebral ocurre generalmente con los pacientes que son VIH positivos, la liberación de los parásitos en su forma de bradizoítos y taquiozitos los hace presentes en todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo. Los síntomas pueden incluir un dolor de cabeza frecuente con o sin fiebre. En estos casos el tratamiento incluye la pirimetmina, sulfadiazina y ácido folínico, que son suministrados en conjunto durante seis semanas.
  • Caso de inmunodeficiencia causada: Generalmente se da por la reactivación de los quistes que estuvieron en otro huésped y que son pasados al nuevo destinatario, lo que puede suceder en un trasplante de médula ósea o de corazón. Las manifestaciones clínicas son las de una toxoplasmosis aguda y diseminadas. El tratamiento para este caso incluye una terapia inmunosupresora y se monitorea al paciente siguiendo estrictas medidas profilácticas.

Esta entrada fue publicada en TOXOPLASMOSIS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>